Montse swinger

En qué consiste el mundo swinger

Hola amores,

Debido a las numerosas veces en las que me preguntáis acerca del movimiento swinger, cómo adentrarse en el mundillo, qué estilo de vida llevamos las personas que decidimos ser swingers, a qué lugares acudimos, etc, me he decidido a escribir este post que espero os ayude a disipar dudas y sobre todo espero sirva aunque sea un poquito a todas esas parejas que quieren adentrarse en este mundillo y no saben cómo dar el primer paso.

El movimiento swinger como hoy le conocemos se gesta en la 2ª guerra mundial, en Filipinas, cuando los soldados estadounidenses mataban el tiempo en las bases fuera de su país. Algunos militares – junto a  algunas mujeres que no siempre era sus esposas – inventaron un juego que consistía en poner dentro de un sombrero las llaves de sus habitaciones y, azar mediante, intercambiaban sus habitaciones. De ahí que las cerraduras y las llaves formen parte de la simbología del movimiento. Posteriormente esta corriente se fue expandiendo por EEUU y Europa. Mucho tiene que ver la liberación de la mujer y el reconocimiento de sus derechos.

Montse swinger

Para entender la filosofía swinger basta con entender lo siguiente: las parejas swingers no creen en la propiedad privada, es decir, no se sienten dueños del otro cuerpo, sino que son dos compañeros que quieren y disfrutan buscando otras fuentes de placer más allá de su pareja. Hay que entender que para que una pareja swinger funcione el grado de confianza debe ser total, y tener bien claro que una cosa es el amor y otra es el sexo, el sexo es un juego que a cuantas más bandas se juegue más divertido será, pero siempre sin engaños, la fidelidad digamos emocional es la importante dentro de una pareja swinger, la que realmente valoramos.

El mundo swinger es bastante complejo ya que existen diversos tipos de parejas:

– Las que sólo tienen relaciones entre ellos pero en sitios públicos, es decir, les gusta mirar y ser vistos pero sin mezclarse.

– Las parejas que buscan contacto y juegos con otras, pero no llegan a un intercambio total, es decir, sin penetración.

– Parejas que tienen intercambio completo con otras parejas dentro de una misma habitación de manera que se encuentran juntos los 4, o los 6 o los que sean.

– Parejas que sólo hacen intercambio con otras parejas pero pueden hacerlo tanto en la misma habitación, como en diferentes habitaciones.

– Parejas que aparte de hacer intercambios con otras parejas les gusta hacer tríos con hombres y/o mujeres, orgías, gang bang, etc.

– Parejas con el rol denominado “cornudo-zorrita”. En estas parejas el hombre disfruta viendo, o aunque no lo vea, cuando su pareja mantiene sexo con uno o varios hombres, sin que él participe, su disfrute es ver cómo su mujer es follada, y cuanto más zorra se ponga ella mejor.

– Parejas que además de todas estas cosas pueden tener encuentros sexuales tanto en cualquiera de los anteriores casos como por separado. Es lo que Larby y yo llamamos “swingers complejos”. Es decir, hay parejas que llevan a rajatabla las normas de los intercambios, pero si se sienten atraídos por alguien si está fuera de sus reglas lo evitan, o lo hacen a escondidas. Mi razonamiento es simple: si somos swingers y a mi marido le gusta una chica y quiere tener sexo con ella, por qué no lo va a tener y va a disfrutar de un buen rato sólo porque yo no esté o la pareja de la chica no me guste y viceversa? Por eso nosotros pertenecemos a este grupo.

Montse swinger

Hay que decir que por lo general en el ambiente swinger impera el respeto. Un NO siempre es un NO, y hay que saber aceptarlo. Nunca puedes ir directamente a tocar los genitales de otra persona directamente que no te ha dado pie a ello, eso aparte de ser vulgar es una gran falta de respeto hacia los demás. Si ves a una pareja, o a un grupo, o lo que sea, y tú quieres entrar en el juego debes ser invitado, puedes rozar un brazo, una mano, una pierna… Si te retiran la mano nunca podrás entrar en ese juego, pero si esa persona es receptiva lo notarás y te invitará a que sigas avanzando.

Puedes encontrar a gente de todas las clases sociales que adoptan el estilo de vida swinger, desde un ingeniero aeronaútico a un policía, pasando por un neurocirujano o un camarero. Pero eso sí, impera la discrección por encima de todo, hay mucha gente que por su entorno (esta sociedad hipócrita sigue empeñada en condenar a la gente que vive feliz y en libertad) prefieren mantener en secreto su estilo de vida de cara a la sociedad. Y es que es verdad que la gente ajena a este ambiente te suele mirar como pensando que eres un pervertido, pero luego son los que se ponen los cuernos y engañan a sus parejas, la grandiosa doble moral.

Montse y Mad Martin

Decir que hay gente single en el ambiente swinger, que pueden ser por una parte personas que han vivido el mundillo en pareja y cuando pasan a  ser solteros deciden seguir formando parte de este mundillo, o gente soltera que quiere probar nuevas experiencias y a veces encuentran pareja en este ambiente. Pero cada vez más, sobre todo en los locales, va más gente que ni es swinger, ni entiende este mundo, hombres que creen que pagar una entrada en un local liberal es sinónimo de entrar en un puticlub y tener carta blanca y todas las “zorrillas” a su disposición, nada más lejos de la realidad. Por eso cada vez acudo con menor asiuidad a locales liberales, no me gusta andar espantando a “caminantes” como yo les llamo jejeejeje.

Por último, decir que el ambiente swinger, a pesar de ser un ambiente donde normalmente hay cierto nivel de promiscuidad, la gente se cuida mucho, el sexo siempre es seguro, vamos el preservativo es imprescindible. En el ambiente “vertical” yo he visto que la gente por lo general nunca lleva condones y si se les presenta la ocasión de follar lo mismo les da tener condones que no, con lo peligroso para la salud de cualquiera que esto puede ser. Si después de leer todo esto estás, o estáis, decididos a adentraros en el mundo swinger, os deseo suerte y que lo disfrutéis. Próximamente os hablaré de los locales que conozco en España y cuáles son mis preferidos.

Montse swinger

Para resumir aquí os dejo el decálogo del buen swinger:

1- No intentar romper ningún matrimonio, así como tampoco una relación estable. No te involucres de forma sentimental con nadie.

2- Respeta las citas que acuerdes, y avisa de manera oportuna en caso de que te surja un imprevisto.

3- Acude a la primera cita con la idea de practicar relaciones swinger, no de hacer perder el tiempo a tu prójimo.

4- Nunca por ningún motivo ejerzas presión sobre nadie para obligarle hacer algo que no quiera, aunque se trate de tu propia pareja.

5- No hables del estilo de vida swinger con personas que no hayan manifestado interés alguno al respecto. Respetar las ideologías y creencias morales de los demás es una máxima, aún si no respetan las tuyas..

6- Proteger el anonimato de las personas que practican relacionas swinger, con el mismo celo que defiendes el tuyo, y siempre utilizar seudónimos. No proporcionar los teléfonos, direcciones o nombres de nadie ni mucho menos los puntos de reunion de las citas, sin previa autorización.

7- Cuida al máximo tu higiene y apariencia personal.

8- No hagas nada que desacredite o de mala fama al estilo de vida swinger.

9- Se amigable y comportate con calidez con tus amistades swingers, pero ten en cuenta que hay cierto tipo de  zona emocional que únicamente le pertenece a la pareja de esa persona. Nunca invadas territorios que no te pertenecen.

10- Practica el sexo seguro. Utiliza el preservativo y todo lo que esté a tu alcance para cuidar la salud de los demás y la tuya propia.




5 Comentarios en “En qué consiste el mundo swinger

  1. Chulapichi

    MI bella Montse Swinger felicitaciones lo primero por este artículo tan completo sobre el mundo swinger del cual yo me siento muy fanático y lo sabes porque esto ha sido a raíz de tus salidos que te preguntan tanto.Es que como digo nadie nacemos sabiendo y yo también me incluyo entre esos tont@s que no sabemos de este mundo lo vemos desde fuera que tu vives en primera persona ya que tú eres desde hace un tiempo asidua a este mundo de daros merengue merengue a todo el mundo.Te aseguro que me admira como en una noche a café con semen te has currado todo esto de tu mundo tan morboso a la vez afectuoso ya que has sacado la definición, su historia y algunos puntos esenciales a tener en cuenta.
    Como yo soy el primer un tonto y gilipollas pero insisto un fan de este mundo he sacado mis fuentes perversas de la mano de mi Psiquiatra ,documentos de biblioteca de mi barrio y virtuales y de expertos que se han infiltrado con vosotr@s en esto aquí voy a dar varias versiones insisto no son mías son de otra gente y pondré un ejemplo de todo esto con una pareja para que lo sepas.

    En los últimos años, han proliferado a nuestro alrededor los llamados locales “liberales” y de intercambio de parejas. Hay en todas las ciudades grandes, pero muy especialmente en Barcelona, ciudad que es considerada de mentalidad abierta y tolerante a nivel europeo. Detrás de esta expansión, Internet ha propiciado la filosofía liberal

    despertando la curiosidad y el morbo de personas que nunca se lo habían planteado. Decir como curiosidad que la meca mundial del movimiento liberal está en Francia, en la localidad de Cap d’Agde cerca de Montpellier.

    Yo pensaba (equivocadamente antes de hablar con las personas que me han asesorado para la realización de este artículo), que “pareja liberal”, o “pareja abierta”, eran lo mismo, y quería decir que los miembros de la pareja se daban permiso mutuamente para ser infieles y estaba convencida de que no podía funcionar bien, que esto rompería la pareja y daría muchos malentendidos. Pues no, no funciona así, es mucho más complicado y mucho más simple.

    Resulta que existen varias categorías de “swingers” (su denominación inglesa, les gusta más porque no tiene connotaciones negativas). La mayoría de veces significa tener sexo con otras personas, pero dentro de un tiempo y un espacio determinado. Del mismo modo que una pareja convencional puede salir a bailar a una discoteca, la pareja liberal sale a un local especializado, o quedan en privado con otras parejas. Hay que vestirse de una manera especial, “sexy”, y muchos matrimonios tienen que hacerlo escondidos de sus hijos, en lugar de ser a la inversa. Después, en el local o en el encuentro privado, las parejas hablan, bailan, beben, hacen vida social y escogen con quien quieren relacionarse. Algunas parejas, continúan juntas y tienen sexo en común, o con personas distintas pero en la misma habitación, otras se separan y cada cual va por su cuenta. En cualquier caso, casi siempre es considerada una actividad en común, y de ninguna forma una infidelidad. Lo más habitual es que fuera de las fiestas o encuentros, la pareja sea fiel. La filosofía liberal dice, que las personas somos infieles por naturaleza y por lo tanto es mejor y más noble compartir las experiencias que ser hipócrita. Según las fuentes consultadas, no se trata de parejas inestables, todo lo contrario, el sexo con otras personas enriquece la pareja, aleja el aburrimiento y por lo tanto, les da estabilidad. Yo tengo mis dudas, parece un argumento un poco superficial, pero no soy quien para discutir. No se trata de una continuación de los experimentos de los años sesenta alrededor del amor libre, es otra cosa.

    Mi imagen de una fiesta liberal, se asemeja a una orgía romana, un “totum revolutum” de todos con todos. Otra equivocación, los encuentros liberales están repletos de reglas, códigos y normas muy sutiles y por eso, para iniciarse hace falta que alguien nos apadrine. La norma de oro es siempre que no, es no. Al contrario que en cualquier discoteca, una chica desnuda del todo, puede andar suelta por todas partes sin que nadie le toque un pelo sin su consentimiento. El acoso está muy mal considerado y es motivo de expulsión, así como pasarse con el alcohol o consumir drogas. Los hombres solos, no pueden entrar o tienen muy limitada su actividad. Además no penséis que es una actividad limitada a gente joven y guapa, todo lo contrario, la media de edad suele ser avanzada y naturalmente, los cuerpos son variados. Aunque el atractivo físico es importante, la simpatía, y el buen humor son determinantes. Al parecer, es bastante frecuente que las mujeres tengan sexo entre ellas, pero las relaciones entre los hombres, son bastante infrecuentes. El uso del preservativo es obligatorio y la higiene cuidadosa, siempre hay duchas y bidés. Un dato curioso, sé que muchos locales tienen jacuzzi y todo el mundo trae toallas (entonces, ¿para qué se visten de manera sexy…?).

    No quiero pararme a explicar qué categorías y diferencias hay entre los diversos practicantes del “swinger”, primero porque no estoy segura de haberlas comprendido bien y segundo porque no es importante para mi propósito, que no es otro que intentar transmitir que las realidades posibles son muchas y que la normalidad, no existe.

    Quisiera dar las gracias a los miembros de Unión Liberal por su ayuda al mostrarme este extenso mundo.

    Carlos y María son una pareja común y corriente. Van juntos al súper, al cine, de vacaciones y cenan fuera de vez en cuando, la diferencia llega cuando se cierra la puerta de la alcoba. A ella le gusta mirar mientras su marido tiene sexo con otra y por ello acuden mensualmente a un club de parejas en su ciudad.

    Como ellos, miles de parejas alrededor del mundo se reúnen en clubes, locales alquilados, hoteles o casas particulares, con la intención de relacionarse sexualmente con otras. El cine y la televisión los han intentado retratar y aunque para muchos suena a fantasía, es un estilo de vida real que siguen muchas personas (más de 4 millones tan solo en Estados Unidos, según datos del Instituto Kinsey). Son los famosos swingers o practicantes del intercambio de pareja.

    Las actividades en que se involucran los swingers pueden ir de observar a otras parejas (voyerismo) o a la propia teniendo sexo con alguien más, a tomar parte en prácticas sexuales con varias personas de manera simultánea. El deseo de tener sexo de forma más frecuente, la curiosidad, las ganas de experimentar, o como una forma de fortalecer la relación con la persona amada, son algunas de las razones que las personas dan para adherirse a este estilo de vida.

    En el libro “El estilo de vida: una mirada a los ritos eróticos de los swingers”, el periodista canadiense Terry Gould propone que el mundo swinger que conocemos actualmente, tiene sus orígenes entre los pilotos estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial y pronto se extendió a Europa y el resto del planeta. Con clubes y asociaciones en diversos sitios, además de comunidades online, podría pensarse que el mundo swinger carece de reglas pero generalmente sucede lo contrario. El uso del condón es obligatorio en muchas reuniones y unno suele bastar para dejar claro que no hay interés.

    Si las personas son mayores de edad y se involucran en actividades consensuadas en las que no se daña a los demás o a sí mismos, el mundo swinger es una opción válida. Eso sí, los que deciden experimentar en él deben estar conscientes que es probable que experimenten rechazo social (la monogamia es un valor muy apreciado en Occidente), y que los celos mal llevados pueden convertirse en un obstáculo. Es importante también que tengan en cuenta que el condónno ofrece protección frente a ciertas infecciones de transmisión sexual como el herpes o los virus del papiloma humano por lo que se vuelven más vulnerables si no extreman precauciones.

    Responder
  2. Chulapichi

    ¿Cuáles son las características de una unión swinger (Sw)?

    Es una complicidad de intereses, gustos y aficiones, donde el principal motivo para incursionar en el mundo swinger es expandir sus horizontes sexuales, dándole diversas variantes e intensidad a la intimidad en pareja.

    Asimismo, comparte opiniones e ideales similares respecto al sexo con terceros, en base a una relación sólida, donde es permitida la libertad sexual individual, y tanto uno como otro conocen las vivencias de índole sexual, sin engaños ni infidelidades.
    ¿Qué motiva a una pareja a adentrarse en el mundo swinger?

    La curiosidad en primer lugar, seguido de las fantasías naturales de las parejas que traspasan ese nivel de individualidad, compartiendo sus ideas con su pareja para poder vivir juntos esas experiencias.
    ¿El intercambio de pareja es puramente sexual o involucra otros sentimientos, como amistad?

    Anteriormente la práctica Sw se basaba únicamente en las relaciones sexuales, ya que no era aceptado pasar la línea de las relaciones personales por diversas causas (seguridad, discreción). Sin embargo, la evolución del Sw ha tenido diversas facetas, originando lazos de amistad en los que incluso es posible compartir momentos familiares que nada tienen que ver con el aspecto sexual.

    En este sentido, la pareja Sw se caracteriza por cuidar y respetar aquellas relaciones íntimas que pudieran traspasar el plano sexual, volviéndose incluso amistades firmes y verdaderas, donde el factor básico es la transparencia, así como guardar total discreción respecto a terceros ajenos al movimiento.
    ¿Qué beneficios obtiene una pareja cuando prueba esta forma de relacionarse?

    Provee fuertes lazos afectivos que consolidan la relación, ya que no se trata de un engaño o infidelidad, sino de un acto de complicidad en la pareja que fomenta el respeto y la autoestima gracias a la aceptación plena por terceros, lo cual permite tener mayor seguridad en sí mismo(a).

    Por irónico que pareciera, una pareja Sw no es promiscua, puesto que se conocen perfectamente los intereses de las parejas o personas con las que se interactúa.

    También evita situaciones de celos, ya que es permitido vivir de manera abierta con terceros situaciones de índole sexual, lo cual refuerza la seguridad. Asimismo, mejora la comunicación de la pareja y amplia el círculo de amistades en distintos niveles socioculturales.

    Por otra parte, al presentarse de manera abierta los intereses y el tipo de personas con quienes se tienen relaciones, se reduce el riesgo de enfermedades de transmisión sexualusando métodos de protección como preservativos. Incluso, existen grados de confianza y seguridad extremos donde es permitido practicar relaciones libres o naturales, pero siempre que lo acepten ambas partes.
    ¿Un miembro de la pareja se puede enamorar de otra persona?

    Aunque no es común, sí es factible. Siempre existirá esta posibilidad, por ello lo más prudente es manejarlo de manera madura para poder sobrellevarlo y transformarlo en un sentimiento neutral que permita seguir viviendo una sexualidad abierta sin afectar a terceros.
    ¿Qué edad promedio tiene la pareja swinger?

    Anteriormente el rango promedio era de 38-45 años, actualmente gracias a la difusión de la información (radio, televisión, Internet) más parejas desde los 20 en adelante se adentran en este ambiente, sin embargo, el promedio general es de 30-40 años.
    ¿Se necesita ser atractivo o cualquier pareja puede ingresar?

    En este punto la llamada “química” entre las personas juega un papel fundamental, donde la manera de comportarse o el cuidado personal resultan más importante que el atractivo físico.

    ¿Cómo saber que un lugar es seguro para la práctica swinger?

    El tipo de gente que lo frecuenta, la administración del recinto, el público al que va dirigido dicho sitio, en fin, todo aquel establecimiento que se preocupe por el buen servicio, atención, buen trato y sobre todo conocer las reglas de etiqueta del Sw puede jactarse de ser seguro.
    Finalmente, si a una pareja le interesa probar esta experiencia por primera vez, ¿qué le recomendarían?

    En primer lugar, el Sw no es para todos y debe existir cierto grado de madurez mental para compartir este estilo de vida de manera sana.

    Asimismo, se debe investigar leyendo al respecto, así como valorar opiniones, compartir fantasías y poder comentar abiertamente ideas, gustos y preferencias, pero también los límites para establecer claramente las reglas del juego.

    Estas fantasías empiezan en la cama de la pareja involucrando a terceros a fin de observar la reacción del otro. Asimismo, es importante conocer el tema en páginas serias (www.delafantasiaalarealidad.com.mx), donde sea posible expresar diversos puntos de vista acerca de las variantes del movimiento Sw.

    Es recomendable empezar poco a poco para conocer sus propios limites y poder adoptar otras posibilidades, dependiendo de cada pareja y su intensidad.

    Hay muchos lugares para concretar citas reales: centros de reuniones, hoteles, bares, clubs Sw, paginas de contactos, pero es importante tener un antecedente de la pareja o del tercero que se pretende contactar, ya sea por diversos medios electrónicos (messenger, teléfono o webcam), antes de concertar una cita real.

    Responder
  3. Chulapichi

    El sexo swinger es un remolino de fantasías. “Mezcla elementos del voyeurismo, del menàge a trois y de la orgía”, explica el psiquiatra Adrián Sapetti, presidente de la Sociedad Argentina de Sexología Humana. Para el médico, el intercambio de parejas no constituye una patología, sino que es una manera más de relacionarse que, como cualquier otra, puede salir bien o mal: “No todos están preparados para sostener una relación de este calibre”.

    El psiquiatra asegura que muchos de estos encuentros acaban en el diván. Los que quedan peor son los hombres: “de alguna manera, tienen que medirse con el otro que está haciendo gozar a su mujer. Todo en un medio de mucha exposición. Y hay que ser capaz de sostener una erección en ese contexto”.

    “Para que una relación swinger termine bien, la pareja debe funcionar bien antes de emprenderla”, aclara el psicólogo y sexólogo Patricio Gómez Di Leva. El médico asegura que buena parte de los que se inician en una relación de intercambio supera los treinta años.

    Hay parejas homosexuales, pero la mayoría es hetero. Una manera de reinventarse en la cama después de mucho tiempo de hacer lo mismo. “Lo toman como una aventura, un impasse en la rutina que puede terminar en un encuentro o seguir para el resto de su vida”, explica.

    Simplemente, sexo

    Eduardo y Julia (los nombres son inventados) probaron y les gustó. Llevan más de veinte años casados, la mitad en el mundo swinger. Dicen que el intercambio le cambió el color a su relación.

    “Estábamos en una meseta, en la que el sexo era una rutina. El juego de vernos junto a otros nos ayudó a reencontrarnos con nuestro propio deseo”, dice Julia. “Ver qué la hace gozar me guía a mí cuando estamos sólo nosotros dos”, asegura Eduardo. Es que el encuentro con otras parejas permanece en la cabeza y dispara ratones en casa.

    “Después te matás”, aclara Marcela, relacionista pública y swinger ocasional. “Con mi novio vamos cuando tenemos ganas. Es como recargar pilas. Aunque te parezca mentira, por más que nos veamos haciéndolo con otro, siempre sentimos que es entre nosotros dos”.

    Una de las reglas básicas del mundo swinger es que se entra en pareja. “Algunos vienen buscando tríos, pero no es lo más recomendable. Tampoco, que la relación se haga en cuartos separados. Tu pareja tiene que estar presente, si no termina mal”, profetiza Laura y aclara que vio romper varios matrimonios cuando el intercambio se dio más allá de la cama.

    ¿Celos? No. Un bichito que mezcla un poquito de envidia y mucho de excitación. “Para el swinger el sexo es sólo una mínima parte de la pareja. La infidelidad es otra cosa”, aclara Laura y cuenta su ejemplo: “No me molesta ver a mi marido con otra, incluso tampoco saber que tuvo sexo sin mí, siempre que me lo diga. Ahora si lo pesco mandándose mensajitos o tomando un café con otra, lo mato”.

    ¿La infidelidad es otra cosa? ¿Puede mortificar más un mensajito mandado a escondidas que un encuentro erótico con un tercero, pero confiado a la pareja? Así parece, así dicen, así aseguran y sostienen. ¿Con qué derecho desestimar tanta convicción?

    Sapetti establece que por moderno que parezca, el sexo de a varios es una vuelta a los orígenes de la humanidad, un excitante regreso a lo tribal. “Somos monógamos sólo porque alguien en un algún momento nos dijo que así debía ser”. Creer o reventar.

    Responder
  4. Chulapichi

    Espero haber aportado algo a eso de los Swingers porque digo que en lugar de esos curios2s que te preguntan tanto por esto les haya quedado más claro y en botella.Aunque un consejo en lugar de preguntar tanto y haceros tantas manualidades cogeros una pareja amig@ y os vais a fomentar y probar que sensación se tiene como lo hace aquí mi paisana fogosa donde me encanta esta forma de divertirse con varias personas compartiendo mucho amor y si se tercia dandose merengue(no del Madrid) sino de lo sexual repartiendo mandanga o simplemente mirando y hablando porque aquí no es todo el asunto de folleteo.

    A la próxima volveras con tus lugares y locales favoritos

    VIVA EL ROLLO SWINGER subidón!

    Quedan 2 días Fishtar Calamocha(TE)

    Quedan 64 días Salón Erótico de Galicia LU 2015

    Quedan 92 días Erosporto 2015 en Oporto(Port.)

    Quedan 94 días Salón Erótico de MUrcia 2015 TorrePacheco(MU)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *